Alergia a las picaduras de abejas y avispas

Bienvenidos a nuestro blog,

Estos últimos meses hemos sido testigos en España de varias muertes en Galicia por las picaduras de avispas. Antes de seguir, tenemos que aclarar que la muerte no fue por la mera picadura del insecto, sino que los tres fallecidos tenían un denominador común que detonó la fatal situación: eran alérgicos al veneno de la avispa.

Ya que entre el 15 y el 25% de la población española presenta sensibilización al veneno de las avispas o las abejas, y en algunos casos, se da muerte súbita debido a esta alergia, desde Club Farmactiva queremos aconsejaros sobre cómo actuar y qué hay que tener en cuenta.

Los síntomas que te tienen que hacer sospechar si realmente estás teniendo una reacción alérgica a la picadura que acabas de sufrir, son, entre otras:

Que se nos hinchen los labios o los párpados cuando la picadura no se ha producido en estas zonas, dificultad para respirar, mareos y/o ganas de vomitar.

Estas reacciones pueden ser extremadamente graves, e incluso mortales y suelen aparecer de forma inmediata a los pocos minutos de la picadura. Al menor síntoma de reacción alérgica, se debe acudir al especialista para realizarse un estudio alergológico.

Si me pica una abeja, y sé que soy alérgico…

Lo primero es alejarse del lugar donde haya ocurrido la picadura. Cuando una avispa pica, libera una feromona que incita a otros miembros de la colonia a picar.

Hay que extraer el aguijón de la piel lo antes posible, ya que durante un tiempo continúa inyectando veneno. No hacerlo con unas pinzas ya que exprimiríamos el saco de veneno inyectándolo más rápido. La forma más segura de extraerlo es raspando con la uña.

Si ya sabe que tiene alergia y sufre una picadura, debe acudir al Centro Médico más cercano lo antes posible para su valoración y control. Si durante el camino aparecen síntomas en la piel (inflamación, urticaria, ronchas) debe tomarse un antihistamínico.

En el caso de que aparezcan síntomas de dificultad respiratoria debe aplicarse un broncodilatador inhalado (ventolín) para abrir las vías respiratorias.

Lo más importante de todo es vigilar si aparecen varios síntomas a la vez (ronchas con ahogo, mareo y vómitos, dificultad para tragar, etc) ya que indica que está haciendo una anafilaxia y el único tratamiento que le puede salvar la vida en ese caso es la adrenalina.

Para acabar, queremos explicaros que esta alergia, a diferencia de muchas otras, SÍ se puede curar. Su administración se realiza mediante inyecciones en el antebrazo una vez al mes durante unos 3 a 5 años.

Con estas vacunas se consigue tolerancia frente al veneno del insecto, de manera que la persona con alergia reacciona igual que la persona que nunca ha padecido alergia. Hasta que se consigue este efecto, la persona alérgica debe continuar con las mismas precauciones.

¡Gracias por leernos amigos, y hasta la próxima!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies